El Belén lo hemos realizado las familias Almela-Pascual y Pascual-Domenech, con la colaboración de unos cuantos amigos. En las navidades del 2013 cumplimos 23 años.

Sus dimensiones son de 50m2 aproximadamente y cada año agregamos nuevas figuras. En este momento estamos rondando las 6000 figuras entre animales y personajes, que van desde 1 cm la figura mas pequeña a 18 cm la mas grande.

El Belén esta compuesto de dos partes.

La Bíblica, presentada en orden cronológico, empezando por la anunciación y terminando con Jesus entre los doctores, y en la que se van mostrando las diferentes escenas de la vida de Jesus.

La parte popular, denominada L’olla de Nadal, que se trata de una replica de la barraca valenciana con cocina y todos sus complementos característicos del siglo pasado: los personajes y las herramientas del campo.

El belén dispone, además, de objetos y figuras con movimiento como el molino, la noria, el trillo, la lavandera, el herrero, la tejedora, las fuentes, el río, etc. También tiene efectos especiales como el paso del día a la noche, la salida del sol, el canto de los pájaros, nieve.

En las imágenes que presentamos a continuacion intentamos presentarle una muestra representativa aunque reducida del Belén.

El Belén de Navidad recoge en su representación el misterio del Nacimiento de Cristo, cuyo hecho, desde el punto de vista histórico, está contenido en los evangelios de San Mateo y San Lucas. San Mateo, en el capítulo primero, recoge la genealogía de Jesús y las dudas de San José ante el futuro nacimiento. En el capítulo segundo recoge la adoración de los Magos, la huida a Egipto, la degollación de los Inocentes y el establecimiento definitivo de Nazaret. San Lucas, de manera bastante más extensa y detallada, es el que refiere el nacimiento propiamente dicho. En el capítulo primero habla de la genealogía de Jesús, la anunciación a María del nacimiento de su hijo, y la visita de la Virgen a su prima Isabel. En el capítulo segundo, del Nacimiento en Belén, la presentación en el templo y el establecimiento en Nazaret.

Refundiendo las narraciones de ambos evangelistas, podemos ver, en un orden cronológico, los hechos y los momentos de la historia que nos ocupa, resaltando aquellos pasajes que habitualmente se representan en los belenes tradicionales:

LA PROFECIA DE ISAIAS

La profecía de Isaias es la primera de las escenas del belén en donde vemos al profeta Isaias contando la profecía de la venida de Jesús.

DESPOSORIOS DE MARIA Y JOSE

En aquella época, el compromiso matrimonial entre dos personas se regía escrupulosamente por curiosas costumbres y complicadas normas. Los padres o tutores de la novia se ponían de acuerdo con la casamentera del pueblo para que se dirigiera al novio -habitualmente a través de un rabino- y así poder prometerle a su hija. Este compromiso solía tener lugar un año antes del casamiento.
Los desposorios se refrendaban ante un escribano, personaje imprescindible en los pueblos de Judea de aquella época, el cual extendía ante dos testigos el contrato de matrimonio, el Ketuba. Siguiendo esta tradición José y María se desposaron.

LA ANUNCIACIÓN A MARÍA (LC I, 26-38)

Se apareció el Ángel Gabriel a María, desposada con ‘un varón llamado José, de la casa de David’ y la saludó con las palabras: ‘Dios te salve María, llena eres de gracia’, anunciándole así la concepción, a lo que María respondió aceptando la voluntad de Dios: ‘He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra’.

LA VISITACIÓN DE MARÍA A SU PRIMA ISABEL (LC I, 39-56)

Se desplazó María, desde Nazaret, a una ciudad en las montañas de Judea con intención de visitar a su prima Isabel, casada con Zacarías. A su saludo, respondiéndole ésta con las palabras: ‘Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre’.
El evangelista cierra el relato de la visitación poniendo en boca de María el canto del magnificat: glorifica mi alma al Señor, porque se ha fijado en la humildad de su esclava’.
Según algunos comentaristas, la casa de Isabel estaba en el pueblo de Ain-Karim, en las montañas de Judea, a unos siete kilómetros al Oeste de Jerusalén y parece ser que María permaneció con su prima hasta el alumbramiento del hijo de ésta, Juan el Bautista.

EL SUEÑO DE SAN JOSÉ (MT I, 18-25 Y MT II, 13-15)

En la primera referencia se refiere a las dudas de san José en relación con la futura maternidad de María.
El Evangelista, nos dirá que en los sueños se aparece un ángel del Señor que, en la primera ocasión, aclara a San José el Misterio de la concepción virginal de María.

CAMINO A BELEN (LC II, 1-20)

Se promulgo un edicto del César Augusto para que todos los pobladores del Imperio se empadronasen. El empadronamiento tenía que hacerse en la ciudad de origen de la estirpe a que se pertenecía, por lo que, siendo San José de la estirpe de David, tenía que empadronarse en Belén y hacia allí se dirigieron.

EL EMPADRONAMIENTO (LC II, 1-20)

Comienza aportando un dato histórico, que ayuda a determinar la fecha del nacimiento de Jesús: el edicto de empadronamiento fue dado en tiempos del Gobernador de Siria, Quirino; que según los estudiosos del tema debió suceder en diciembre del año 748 de Roma, en cuyo caso el primer año de la Era Cristiana debería corresponder con el 749 romano.

BUSCANDO POSADA (LC II, 1-20)

María y José no logran encontrar posada en Belén donde guarecerse y descansar de su largo viaje desde Nazaret..

EL NACIMIENTO (LC II, 1-20)

Aconteció que, mientras estaban ellos allí, se cumplieron los días del alumbramiento y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo reclinó en un pesebre.

LA ANUNCIACIÓN A LOS PASTORES (LC II, 1-20)

La aparición del Ángel a los pastores para comunicarles el nacimiento de Jesús y de cómo los pastores, ante el anuncio del Ángel, acudieron al pesebre a adorar al Niño: ‘Los pastores se volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían visto y oído, conforme con lo que se les había anunciado’.

LA CIRCUNCISION (LC II, 21-38)

A los ocho días se le practicó al circuncisión, como era la costumbre el pueblo hebreo, poniéndole el nombre de Jesús.

LA PRESENTACIÓN DEL NIÑO EN EL TEMPLO (LC II, 21-38)

A los cuarenta días del nacimiento se cumplió el rito de la purificación de la Madre y presentación del Niño en el Templo de Jerusalén, conforme a la Ley Mosaica, mediante el ofrecimiento de un holocausto, que en el caso de Jesús, por la pobreza de sus padres, debió ser de una paloma o una tórtola.

CABALGATA DE LOS REYES MAGOS (MT II, 1-9)

Unos magos de Oriente se presentaron ante Herodes y le preguntaron, ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle. Entonces Herodes, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén (…) Ellos [los reyes] habiendo oído al rey, [Herodes] se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iban delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño”

LA ADORACIÓN DE LOS MAGOS (MT II, 9-12)

La narración refiere la aparición de la estrella, la llegada de los Magos de Oriente, su entrevista con el Rey Herodes, la referencia y confirmación de que el Nacimiento había sido en Belén, el interés de Herodes por conocer datos sobre el Niño y, finalmente, la adoración y ofrenda de los dones de oro, incienso y mirra.

EDICTO DE HERODES

Herodes, enfurecido porque los Magos se habían marchado sin informarle sobre el Niño, mandó matar a todos los infantes menores de dos años, cumpliéndose de este modo una profecía de Jeremías sobre tal hecho.

LA HUÍDA A EGIPTO (MT II, 14-15)

San José, obedeciendo la orden del Ángel que se le apareció en sueños, se levantó y tomando al Niño y a su Madre partió para Egipto, permaneciendo allí hasta la muerte de Herodes.
Acogiéndose a las aclaraciones de los comentaristas de las Escrituras, debemos suponer que viajaron durante, aproximadamente, tres días por la ruta de Gaza hasta la ciudad de On (Heliópolis).

LA DEGOLLACIÓN DE LOS INOCENTES (MT II, 16-18)

Se piensa que los niños sacrificados cumpliendo el mandato del edicto de Herodes estarían entre los veinticinco y treinta, utilizando como referencia para esta cuantía, la población de la zona en aquella época y, en consecuencia, el número de nacimientos probables.

EL ESTABLECIMIENTO EN NAZARET (MT II, 19-23 Y LC II, 39-40)

Muerto Herodes, San José es advertido nuevamente por el Ángel para que regrese a la tierra de Israel y, prudentemente, como fuera que Arquelao reinaba en Judea, en lugar de Herodes, decide irse a vivir a Galilea, a la ciudad de Nazaret, por lo que Jesús sería llamado posteriormente el Nazareno.

JESUS ENTRE LOS DOCTORES (L II, 41-50)

Sus padres iban cada año a Jerusalén en la fiesta de la Pascua. Cuando tenia ya doce años, al subir sus padres, a cumplir el rito festivo, y volverse ellos, acabados los días, el niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que sus padres lo advirtieran. Pensando que estaba en la caravana, anduvieron el camino de un día. Buscáronle entre parientes y conocidos, al no hallarle, se volvieron a Jerusalén en busca suya. Al cabo de tres días le hallaron en el Templo, sentado en medio de los doctores, oyéndolos y preguntándoles. Cuantos le oían quedaban estupefactos de su inteligencia y de sus respuestas.

POPULAR VALENCIANO

JUGADORS DE TRUC

BARRACA

CAGANER


Inicio

Como llegar

Contactar

El Belén en la prensa

El Belén en la web

Belén solidario

Síguenos en

Últimas noticias